Las videntes y el Reiki

reiki

Las videntes y el Reiki

Seguramente habrás escuchado hablar del Reiki, pero habrás encontrado pocas videntes que dominen este arte. Es paradójico, ya que el Reiki permite explorar nuestros atlentos más ocultos y desarrollar nuestras habilidades. Ambas habilidades, videncia y reiki, se basan en la interacción con las personas y con el entorno que dan origen a la transmisión mutua de pensamientos, sentimientos y emociones. Con el reiki regresamos a nuestra conciencia primera,  a aquélla que vamos perdiendo a medida que crecemos, y es que desde mi punto de vista, todos podemos ser videntes, y de hecho lo somos cuando nacemos. Lo que sucede es que por la educación que recibimos vamos perdiendo esas facultades. El Reiki nos ayuda a mantenernos en contacto y recuperar esa voz interior que comúnmente, mantenemos dormida.

 

Qué es el reiki

El reiki no es otra cosa que la energía que todas las personas tenemos y que se transmite de cuerpo a cuerpo. Tiene su origen en las artes marciales de los monjes japoneses del siglo XX. Lo mejor del reiki es que  cualquiera puede practicarlo porque es muy sencillo de realizar y de aprender. Se trata sencillamente de relajarse. Al contrario que en otras prácticas, aquí la persona no entra en trance ni ve alterada su conciencia, todo lo contrario, permanece activo, aunque relajado.

 

El objetivo del reiki es que la persona canalice la energía del Sol y la aproveche para su bienestar y en su vida. Conviene ser instruido por un profesional. Con el reiki evitamos dos cosas, por un lado, llenarnos de energía limpia y bueno. Por otro lado, al recibir la energía del Sol, evitamos contaminarnos de energías negativas o malignas.

 

Curar con reiki

Mediante el reiki es posible curar enfermedades. De ser así, esta técnica, aplicada por profesionales, ayudaría a curar muchas dolencias tanto físicas como emocionales. Utilizado para curar, el reiki se practica mediante la imposición de manos. De este modo, la persona recoge las energías para que estas consigan equilibrar las energías del paciente y elimine las alteraciones energéticas que existen dentro de ella provocando las enfermedades. Es decir, se trata de recoger energía limpia para equilibrar con las energías malas del cuerpo enfermo y así sanar.

 

Hace más de 3.000 años que se practica el reiki, aunque por etapas, su ejercicio ha caído en desuso en varias ocasiones. Tanto así que ha sido en 1920 cuando un monje japonés, el doctor Usui, rescató el reiki convirtiéndose en el primer maestro.

 

Funciona similar a la acupuntura y al shiatsu, esto es, desbloqueando las energías. Aunque las videntes recurrimos mucho al reiki, lo cierto es que aquí sí, la ciencia nos avala, porque la Organización Mundial de la Salud, reconoce el reiki como terapia alternativa.

 

Curar las almas con reiki

El reiki es la medicina del alma. Lo bueno es que cualquier persona puede practicarlo, siempre que antes aprenda bien las técnicas oportunas y sepa canalizar correctamente las energías. Hay diferentes niveles de aprendizaje y el secreto está en contar con un buen maestro que nos instruya.

 

Una curiosidad del reiki es que, para hacer efecto, a menudo tiene que provocar un empeoramiento de los males. Esto implica que para curar un dolor, muchas veces, la zona tratada tras la sesión, duele más que antes y parece estar peor. Esto es porque las energías se están moviendo.

 

Si quieres saber más sobre Reiki, consúltame a través de mi tarot telefónico. Y prepárate para eliminar todo lo malo de tu vida y a recibir energías limpias y renovadas. Sólo con tu vidente de confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *